Trail Batalla de Alarcos

El Trail Batalla de Alarcos es una prueba “diferente” totalmente, no competitiva, en la que se junta la pasión por el Trail y la parte más bonita de este tipo de prueba, disfrutar de los parajes calatravos con sus volcanes y zonas húmedas. Pero quien mejor que la organización para presentar la prueba, a continuación podéis ver un poco más de la misma redactado por los organizadores:

No tiene la intención de convertirse en una prueba más del calendario de ultrafondo de trail nacional. El Trail Batalla de Alarcos, quiere ser una reunión de amigos que compartan kilómetros por lugares desconocidos, sobre los que impera otra idea diferente a la real. Puede que llamemos a esta zona Castilla pero no es lo que conocemos por La Mancha. La idea fundamental es acompañar los kilómetros dejando nuestras huellas en algunos de los volcanes del Maar Volcánico de Calatrava en que habitamos, La Posadilla, Peñarroya, Alcolea, etc. montículos de cota baja atravesados de este a oeste por el río Guadiana e intentar acercarnos sólo un poquito a la Historia, con mayúsculas, que nos dejaron los antepasados en la Batalla de Alarcos, olvidada en parte por la historiografía debido a la derrota castellana.

No habrá arcos de salida, ni jueces que revisen material obligatorio, ni fuegos artificiales con la llegada de los primeros, tampoco avituallamientos de la organización puesto que ésta, en sí, no existe. Todo lo que esté en nuestras manos será fruto de la amistad. Un grupo de gente queremos dar a conocer, aquí, más cerca de casa imposible, los caminos por los que entrenamos, donde nacen gran parte de nuestras ilusiones y que nos llevan más lejos que cualquier otra prueba, los sueños. Nos llevaría mucho tiempo completar toda la zona volcánica, con lo que estamos intentado desarrollar un circuito que aúne, volcanes, Historia y trail sin necesidad de convertir esta reunión en un eslabón perdido dentro de una temporada deportiva. Cualquiera con un mínimo de preparación y ganas, podrá echarse unas cuantas horas al monte a correr, trotar, trotiandar o andar por estas pistas calatravas que le proponemos para el 2016, sí, segundo sábado de abril 2016.

XI Media Maratón de Bolaños de Calatrava

XI Edición de la que ya es una carrera clásica en el circuito de carreras populares de Ciudad Real.

Será el próximo domingo 3 de Abril de 2016 a partir de las 10:00h de la mañana. La inscripción estará abierta hasta una semana antes en la página del circuito de carreras populares de Ciudad Real: carrerasciudadreal.es

Carrera con alguna que otra pendiente, pero en su mayoría bastante llana y accesible para los corredores. Segunda media maratón del año puntuable para el circuito provincial.

NO OS LA PERDÁIS!..

III Urban Trail de Moral de Calatrava

El próximo domingo 8 de mayo a partir de las 10:00 horas se celebrará la tercera edición de la Urban Trail en Moral de Calatrava. Una prueba de 10.000 metros que tiene como base un circuito de una sola vuelta, la primera mitad transcurre por la localidad de Moral y la segunda por los montes de alrededor.

Es una prueba que tiene una inscripción de 12€ con un límite de inscripciones de 500 plazas. El plazo de inscripción finaliza el próximo domingo 1 de mayo a las doce de la noche, o bien cuando se alcancen ese número de plazas de inscritos.

La prueba está incluida dentro de las actividades que organiza el Circuito de Carreras Populares de Ciudad Real con motivo de su décimo aniversario, aunque no forma parte del Circuito de Carreras 2016, por lo cual no es puntuable para el mismo. Si bien será auditada para su posible inclusión en la edición de 2017.

Habrá diversos premios tanto a los primeros clasificados generales como locales, además de premios para los clubes con más atletas llegados a meta.

Más información en la web www.urbantrail.correcaminosmoral.com y en el enlace inferior se puede descargar el reglamento de la carrera.

 

Fuente: carrerasciudadreal.es y correcaminos Moral

Las mejores zapatillas del 2015

Zapatilla del año

 

1zapa

Ganadora: New Balance 1500v1. Sin duda la mejor zapatilla del año por ser polivalente, estable, rápida, amortiguada, tener excelente tracción, una buena horma en un chasis de competición y muy buen ajuste para poder exprimirla. Ademas, es muy útil para diferentes usuarios.

Aspirante: New Balance Fresh Foam Zante. Al igual que la 1500v1, la Zante repite podio. New Balance por fin ha conseguido sacarle jugo al Fresh Foam y la Zante es el mejor ejemplo al tener una amortiguación generosa sin renunciar a un peso reducido. Ademas, su ajuste esta muy logrado.

Mejor relación calidad/precio

2zapa

Ganadora: Skechers GOrun 4. Las Skechers destacan por sus precios competitivos pero, si además le sumas que la GOrun 4 es uno de los modelos más agradables, ligeros y flexibles de su categoría, tienes caballo ganador.

Aspirante: Brooks Launch 2. Un modelo mítico que tras muchos años se renueva y para bien. Brooks ha mantenido las líneas de la vieja Launch y esa perfección de la simplicidad y la ha actualizado de manera brillante. La Launch 2 es un modelo que va bien para cualquier corredor neutro o plantillero, un modelo que hay que probar una vez al menos

 

Neutra tope de gama

 

3zapa

Ganadora: Mizuno Wave Enigma 5. Por fin Mizuno ha dado el paso que le faltaba. El U4IC+ le da una amortiguación más blanda y muy generosa a la Enigma 5, que ya poseía una estabilidad de primera. Ademas, su upper es duradero y bien ventilado y es de los pocos modelos que ofrece garantías de rendimiento al mismo tiempo a alguien de 70 kg y a alguien de 100 kg.

Aspirante: Asics Gel Nimbus 17. Ha sido una decisión dificil la de dejar a la Nimbus en segunda posición, un upper sin costuras y moderno unido a una amortiguación muy blanda y agradable siguen haciendo de la Nimbus un modelo imprescindible y de lo mejor del mercado. Quizá una mejor ventilación debido al alto calor que genera su mediasuela le hubiera dado el premio.

 

Pronadora tope de gama

 

4zapa

Ganadora: Brooks Transcend 2. La Transcend se lleva el premio de nuevo. Es una maravilla de zapatilla, con un chasis estable, corrección eficiente sin ser agresiva, buena amortiguación, drop reducido para facilitar la técnica y materiales de calidad. Sigue siendo la numero uno.

Aspirante: Asics Gel Kayano 22. La Kayano 22 se ha acercado mucho a la Transcend este año. Es un modelo que roza la perfección en todos los aspectos: amortiguación, ajuste, upper nuevo sin costuras, durabilidad. Pero su baja corrección la ha relegado al segundo puesto ya que se comporta casi más como una neutra que como una correctora contra la pronación.

 

Mejor Voladora

 

zapa5

Ganadora: Adidas Adizero Adios Boost 2. La Adios Boost 2 se lleva el título por su combinación de amortiguación agradable y rapidez. Es un modelo que combina bien un chasis agresivo con toques de comodidad, uno de los modelos donde el Boost marca la diferencia sobre el resto de marcas.

Aspirante: Mizuno Wave Hitogami 2. La mejor zapatilla del año pasado sigue siendo una grandísima zapatilla a pesar de que esta segunda versión es ligeramente más firme y con un upper más rígido. Sin duda sigue siendo un zapatillón que le pone las cosas difíciles a la Adios Boost. La Hitogami es la voladora para los menos rápidos debido a su horma y dosis de amortiguación.

 

Mejor minimalista

zapa6

Ganadora: Merrell Vapor Glove 2. La Vapor Glove 2 sigue siendo la mejor de su segmento, sin duda alguna.

Aspirante: Skora Phase X. Skora está creando grandes zapatillas minimalistas, la Phase X es uno de los mejores ejemplos con upper totalmente reflectante y buenos materiales y ajuste. Es una zapatilla bastante duradera, con horma anatómica y buen agarre.

 

Mejor Trail Running

*Entendido como ‘Trail Running’ correr por caminos, cañadas, pistas forestales y senderos.

zapa7

Ganadora: New Balance 910v2. Modelo a la sombra de las 1210 pero que destaca por su rendimiento. Posee una buena amortiguación gracias a la mediasuela de Revlite, una base amplia para dar estabilidad en terrenos inestables, buen agarre, horma generosa, upper protegido y mejores acabados que en la primera versión. Es una gran zapatilla a buen precio.

Aspirante: LA Sportiva Akasha. Uno de los modelos de LA Sportiva más aptos para los trail runners menos técnicos. Aún así, sigue siendo un modelo protegido y estable como suele ser habitual en la marca, con buena amortiguación y horma muy universal. Ofrece buena sujección del pie, durabilidad y buen agarre con un drop medio de 6 mm.

 

Mejor Trail de Montaña

 zapa8

Ganadora: Salomon Wings Pro. La sucesora de las XT Wings entra fuerte y gana el premio a la mejor zapatilla de montaña del año gracias a un gran chasis, materiales de primera y, sobre todo, a un gran rendimiento de la suela en zonas técnicas. Una garantía para corredores de peso medio o alto.

 

Aspirante: Saucony Xodus 6.0. La sexta edición de la Xodus presenta mejoras en el upper, unidas a una gran suela, un chasis estable, robusto, amortiguado y de drop 4 mm que la convierten en una de las zapatillas más completas del mercado del trail running.

 

Ultra Trail

 

zapa9

Ganadora: New Balance 1210 v2 Leadville. La Leadville fue concebida y diseñada para el rendimiento en ultra trails y, por su gran amortiguación, durabilidad, comodidad y ajuste progresivo con los kilómetros, la 1210 Leadville no tiene muchos rivales en este segmento, sobre todo a partir de los 100 km, donde la Leadville empieza a sacar ventaja a todas las demás.

Aspirante: Adidas Adistar Raven Boost. La Raven sin duda es una de las mejores zapatillas de trail del mercado. La adición del Boost solo hace que darle un plus más de comodidad, durabilidad y respuesta. Posee una suela muy agresiva que responde muy bien en terrenos blandos o sueltos pero también se comporta bien en tierra o caminos de montaña.

LA MODA PASA, ¡EL RUNNING SE QUEDA!

Hace más de quince años que inicié mis andanzas en el mundo del running y lo que he podido comprobar a lo largo de todos estos años es que poco queda de los estilismos con los que salíamos a patear el asfalto. En mi caso, me bastaba con unas mallas no muy apretadas para no marcar nada de lo que no me sintiera orgullosa y una camiseta ancha y bien holgadita, a poder ser, de alguna propaganda para no estropear “las buenas”, unas zapatillas que lo mismo me valían para ir al gym, andar o montar en bicicleta… ¡Unas todoterreno, vamos! Pero, ¿dónde se quedaron esos estilismos? Y es que es verdad, que con el paso del tiempo y una adicción creciente y a veces enfermiza por este mundillo, te vas dando cuenta de que tus prendas son tu segunda piel y seamos realistas a las mujeres nos gusta gustarnos hasta cuando el cansancio, el flato y el sudor por los kilómetros recorridos invaden nuestro cuerpo. Así que, ladies, a calzarse las zapas, a ponerse un poco de rímel y colorete, y a correr, ¡que la calle es nuestra!

Para esta primera sección, os voy a hablar de lo básico que una buena runner debería tener en cuenta a la hora de calzarse las zapas y salir a correr. Probablemente, aquellas que estéis leyendo este artículo, ya sabéis de lo que estoy hablando, pero aun así os dejo estos consejos:

Para mí lo más importante, es encontrar la talla adecuada de tus prendas y con el paso del tiempo descubres que cuanto más apretada mejor, ¡así es chicas, fuera complejos y a marcar nuestras curvas que para eso las tenemos! Son fundamentales unas mallas bastante ceñidas que nos eviten incómodas rozaduras y tener que estar subiéndolas cada vez que demos un par de zancadas  (no hay cosa más incómoda por favor). Una buena camiseta técnica, camiseta térmica (en temporada de frío, obvio) y un cortavientos, chaleco o pullover (cada una elegirá una de estas prendas en función de lo friolera que sea).  Todos, eso sí, transpirables, si no quieres congelarte en el intento, un buen sujetador deportivo de alta sujeción, unos calcetines no demasiados gordos (para evitar rozaduras y ampollas) con sujeción en tobillos y parte  intermedia del pie, y por último unas zapatillas acordes con tu peso, objetivos y terreno por el cual desempeñaras tus entrenos.  Ya estás lista para correr, ¿sencillo, no?.

A continuación, os dejo  una selección de prendas básicas de las que me he enamorado nada más verlas, para entrenar durante las bajas temperaturas del invierno sin perder un ápice de glamour, además de las páginas web donde poder encontrarlas. Sólo una cosa, a partir de aquí no me responsabilizo del gasto de vuestras tarjetas de crédito porque me temo que desearéis tenerlas todas… Ahí van:

 

 

chaleco dorado

chaleco -cortavientos running dorado 75€

camiseta negra

camiseta running manga larga negro/blanco 56€

sujetador negro

sujetador deportivo de alto impacto 24.95€

 

 

 

zebra_large

mallas largas de cebra 40€

CABELLO, FRIO Y RUNNING…….UNA COMBINACIÓN EXPLOSIVA.

De todos es sabido que el sol del verano, la playa y el cloro de las piscinas estropea nuestro cabello, aclarando sus pigmentos y dejándolo con un aspecto quebradizo, apagado y sin vida, pero seguro que la mayoría de la gente desconoce, es que el frío afecta a nuestro pelo igual o más si cabe que el calor y es que si en invierno te preocupas por hidratar tus labios y así evitar las dolorosas e incómodas grietas…¿Por qué no hacerlo con tu pelo? ….pero tranquilas runners, con éste artículo os intentaré resolver todas las dudas para lucir una bella y sana cabellera antes, durante y después de practicar vuestro deporte favorito.

Ya sabemos de la existencia de leyendas urbanas y en el mundo capilar no podían faltar y es que existe la creencia de que si te lavas el pelo todos los días, hace que éste se caiga y se reseque cada vez más, estoy convencida que más de una ha intentado aguantar todo lo que ha podido sin lavarse el pelo por esta creencia, ¿a qué si? Y también me imagino cual es vuestra siguiente pregunta ¿ Pero si soy una runner que diariamente práctica ejercicio, que hago con mi pelo?…¿a qué no me equivoco?. .. ¡¡ Pues ojo al dato !! La práctica de ejercicio a diario, hará que tu cuero cabelludo sude, con lo que tu cabello lo absorberá y la acumulación de la sal producida por la sudoración no sólo bloqueará los poros de tu cuero cabelludo si no que podrá terminar produciéndote picor e irritación y eso no lo queremos.  Así que pregunta respondida, de todas formas os lo recalco para vuestra tranquilidad y futuras salidas en pleno invierno: ¡no os preocupéis si os laváis el cabello a diario tras la práctica de vuestro ejercicio, porque lo único que podéis obtener son beneficios! , eso sí, la clave es usar un champú suave e hidratante acorde con nuestro tipo de cabello,  porque haceros a la idea que no todos los champús funcionan igual para todo el mundo y en eso, hay que hacer bastante hincapié, porque me temo que en ese sentido tenemos algo descuidado a nuestro cabello usando el primer champú que pillamos.

Igual de importante es el acondicionador que recubre el tallo capilar cerrando las escamas, dando como resultado brillo y suavidad. Y como no, el uso de una mascarilla una vez por semana, cuya función es reconstruir la parte exterior del cabello, siempre y cuando se deje actuar de 10 a 15 minutos. Tanto el acondicionador como la mascarilla, se aplica de medios a puntas y se aclara con abundante agua.

Así que chicas con estos sencillos consejos y con estos productos que a continuación os muestro,  que seguro os van a encantar,ya no tenéis excusa para lucir una sana, hidratada y bella cabellera lista para batallar.

IMG_0041

Su intensa y nutritiva fórmula, rehidrata el cabello seco, encrespado y tratado con productos químicos. Para conseguir un cuerpo y un brillo sedosos.

una_solucion_para_cada_problema_pelo_escasez_grasa_volumen_caida_color_descamacion_nudos_caspa_brillo_524220960_800x

Tratamiento reparador y fortalecedor. Sistema de rescate activo. Penetra en el cabello y protege contra el estrés ocasionado por las agresiones químicas y el calor.

 

 

 

 

Aventura con Manuel José Carpintero

Hola, ya me iréis conociendo, esta sección quiere convertirse en un punto y seguido al “carrerismo”, seguro que todos los que corréis os apasiona la naturaleza y la aventura, y en esta parte entro yo, para poneros los dientes largos y sobre todo abriros todo un mundo no muy conocido de expediciones y viajes, tanto de las que yo he hecho como de las que han realizado los mejores exploradores y aventureros extremos de la actualidad.

Esta vez os contaré una de mis expediciones polares, concretamente la que me llevo a recorrer la banquisa helada de Groenlandia en trineo de perros, la idea era la de alcanzar los confines de la Tierra llevando en nuestra mochila de explorador El Quijote y la Carta Puebla Fundacional de Ciudad Real, e intentar realizar de manera doble, el último poblado más al norte del planeta y llegar al Círculo Polar Antártico en un pequeño cascaron de 14 metros de eslora, realizándolas como las antiguas exploraciones científicas.

Íbamos a participar 6 expedicionarios pero como siempre ocurre el dinero no llegaba, y solo yo y Fran Ruiz Moyano fuimos los afortunados en partir hacia el Norte junto al experto explorador polar de AL FILO DE LO IMPOSIBLE  Ramón Larramendi.

Sin dinero, así marchamos los dos, solo con los billetes de avión  y lo suficiente para comprar las provisiones.

20 de marzo de 2005, vuelo Madrid-Copenhague,  todavía sin saber que hacíamos ahí metidos, nos embarcamos en un sinfín de vuelos, donde las escalas se medían por la cantidad de frio que nos iba a tocar pasar en el siguiente pueblo, unos diez grados menos  y cada vez los pasajeros iban disminuyendo.

Hacia el fin del mundoEn Kangerlusuak, primer pueblo después de la mítica línea que marca el Círculo Polar Ártico, los 66 grados 33 minutos Norte, en el vuelo nos acompañaban turistas para cruzar ese paralelo mítico, pero a partir de ahí empezaba la aventura, y mucho antes de lo que nosotros creíamos. Fran y yo ayudamos, sin saberlo, a empaquetar un trozo de historia, el primer catamarán polar que cruzaría la Antártida de punta a punta en los años posteriores, Ramón lo había construido y probado en Groenlandia antes de realizar su increíble travesía. Gracias a eso pudimos pasar el largo tiempo de espera, ya que el siguiente vuelo  retrasó su salida por el mal tiempo.

Nuestro vuelo partía hacia otro de esos nombres tan impronunciables en lengua Inuit, Ilulisat, el lugar donde se ven los icebergs más increíbles del planeta, aquí sufrimos una situación agridulce, ante la falta de dinero, conseguí  llevar a la expedición una cámara de video mini-dv, que la tratamos como oro en paño, ya que era la única ventana de la aventura al mundo, y allí, en una pequeña casa esquimal, un inoportuno toque en mi brazo hizo caer la cámara al suelo, con la mala fortuna que la mayor parte del  golpe fuera en el objetivo. Hasta ahí todo parecía normal, pero al encender la cámara, un desastre, estaba completamente desenfocada. teníamos 24 horas hasta el siguiente vuelo para intentar buscar una tienda donde pudieran arreglarla.

En un pueblo donde las casas eran todas iguales, excepto por el color, empezó la búsqueda de alguien que nos ayudara. Chapurreando el inglés y los gestos, ya que muchos Inuit no hablaban inglés conseguimos encontrar un servicio técnico, pero el dependiente nos dijo que la tendrían reparada en 4 días,  algo imposible, y las cámaras que el vendía se llevaban todo el dinero que teníamos para el resto de la expedición. Cabizbajos, entramos en una cafetería, Fran intentaba calmarme quitándole importancia al asunto, pero sabía que era esencial tener documentos de video sobre la expedición, la impotencia y el enfado me hicieron gritar, y  tiré la cámara contra la mesa, los dos nos miramos, la encendimos y como nueva. Escribí en mi diario:

“UN GOLPE ARREGLA OTRO GOLPE”.

Y aquí comenzó el gran salto, de Ilulissat a Upernavic, donde la temperatura llegó a los 25 grados bajo cero, y aterrizamos en una pista donde todo lo que les rodeaba era hielo y un relieve montañoso. Groenlandia es una gran isla con un tamaño que es cuatro veces el de la península Ibérica, y donde el grosor del hielo alcanza, en algunos puntos, más de 2000 metros.

Ya estábamos cerca de nuestro punto de partida en trineo de perros, nuestro último vuelo fue dirección a la mítica ciudad del Norte, Thule. Aquí el ayuntamiento nos cedió una casa al borde de una playa congelada, donde el hielo atrapaba los Icebergs que se mueven durante el deshielo.

Comienza la locura, a comprar provisiones para el viaje, esta era su lista de la compra:

  • Sopas, infusiones y azúcar.
  • Carne de ballena y paté.
  • Pasta y salchichas.
  • Alcohol de quemar (esto solo se podía comprar con un permiso oficial),  para el hornillo PRIMUS.
  • Barras de mortadela.
  • “Los pedrolos”, pan muy duro danés que soporta mucho tiempo comible.
  • Café, leche y galletas.
  • Alibut, pescado congelado para los perros.

Pero lo más increíble que compramos fue una botella de vino manchego, Viña Albali, encontrar ese vino en estas tierras parecía tener un buen presagio, aunque nos costara unos 25 euros.

Ahora empezaba la segunda parte, sin dinero, conseguir convencer a los Inuit amigos de Ramón que nos dejaran un trineo de perros y su respectivo tiro. En un principio la expedición se planteo para que cada expedicionario viajara con un trineo de 16 perros y un Inuit acompañándoles en él, pero las circunstancias nos hicieron ir a la desesperada e intentaron hacerlo en uno solo los tres.

Después de gastar  los 3 días de margen que teníamos para asegurarnos cumplir los objetivos y las metas, debido a la búsqueda de los perros, el día 24 de marzo comenzamos la andadura por la banquisa congelada de Groenlandia, con el objetivo de llegar al más puro estilo esquimal al último lugar habitado de manera natural más al norte del planeta, Siorapaluk.

“¡ACHU, ACHU!” increpaba Ramón a los perros, algo así como ¡vamos vamos!, pero ni Fran ni yo nos imaginábamos que  ese recorrido de 5 días iba a ser muy duro, ya que solo uno o dos como mucho y en determinados tramos podían ir en el trineo, el tercero tenía que ir corriendo al lado del mismo al ritmo de los perros, circunstancia me llevo a perder 14 kilos de peso en 12 días de expedición. Aquí aparece el running solo que a 40ºbajo cero y con cuatro prendas superiores y cuatro inferiores, he llegado a sudar a esa temperatura, increíble.

En  este recorrido de unos 70 kilómetros hasta Siorapaluk necesitamos hacer dos etapas, donde el objetivo de la primera era llegar a una pequeña cabaña de caza, que los esquimales utilizan cuando se pasan meses fuera para cazar focas y osos polares para tener carne para todo el año.

El principal problema de este recorrido era el grosor del hielo, ya que este oscilaba desde los 10 cm a los 2 metros, hundirse en estas aguas más de 2 minutos supondría la muerte de hipotermia, cosa que me pudo ocurrir . Me encargué de realizar la grabación de video para el documental, solo podía grabar un máximo de 2 minutos, ya que la cámara se condensaba, para mantener la temperatura de la misma me la metía entre las cuatro capas de ropa que llevaba, y aún así las baterías se descargaban a una velocidad vertiginosa, estando en pleno proceso de grabación, yo estaba fuera del trineo y mantuve en la cámara un plano donde el trineo se alejaba por el horizonte helado donde la banquisa atrapaba un tempano de hielo y ellos lo rodeaban, en ese momento, apagué la cámara y dirigiéndome hacia ese trozo de hielo donde detrás me esperaban mis compañeros, noté como el hielo crujía con más intensidad, y sin darme cuenta me vi con una pierna dentro del hielo y la otra fuera, ellos no me veían, la situación podía ir a peor, pero la calma con la que actué me hizo sacar la pierna del hielo evitando así un gran problema de hipotermia.

Por fin en la cabaña, un habitáculo mínimo, donde atamos a los perros, que nos dieron varios sustos, ya que eran de distintos dueños y el líder no era respetado por todos, pero Ramón les supo sacar el mejor partido y haciendo que el perro jefe de la manada se convirtiera en pieza clave para llegar a Siorapaluk.

a 40 bajo ceroCuando la temperatura alcanzó los 40 bajo cero, nos dimos  cuenta que encontrar la cabaña era fundamental para poder soportar ese frio extremo, ya que de no haber sido así tendrían que haber hecho un agujero en el suelo colocar las piles de caribú que les prestaron los Inuit y poner el trineo tapándolo e introduciéndose dentro con los sacos encender el hornillo, daba escalofríos de pensarlo, ya que la cabaña con el mismo hornillo alcanzaba los 20 grados de temperatura, increíble para el frio que hacia fuera.

Recogimos hielo para derretirlo y beber agua súper pura, con el cuidado de no coger agua de mar y sí de los témpanos de hielo que se desprenden de los impresionantes glaciares que nos rodeaban, mientras los perros, los auténticos titanes de la expedición, se hacen un ovillo en el hielo aguantando toda la noche en él, pero la noche es corta, nos encontrábamos en la época del año donde casi tienen las 24 horas de luz, y la noche es como una penumbra solo dos horas de ella son en oscuridad, aquí es donde sacamos nuestro telescopio para observar el cielo Ártico, disfrutando de una limpieza de cielo única en el mundo, pero con la dificultad de manejar el telescopio sin guantes a 40 bajo cero.

Siorapaluk estaba más cerca, pero correr y andar en el hielo nos empezó a pasar factura y nos dimos cuenta que no era un viaje cualquiera, que se trataba de una aventura dura y muy difícil de realizar.

En este último tramo hasta llegar a nuestra meta, nos vimos obligados a desviarnos de nuestro rumbo ya que el deshielo lnos hizo cambiar la ruta hacia el interior acercándose peligrosamente a los dominios del ursus maritimus o lo que es lo mismo el oso polar, el rey del Ártico, con lo que necesitábamos llevar armas para protegernos de un posible ataque.

Los perros cada vez iban mejor, y los tres nos encontrábamos más cómodos en nuestros turnos de carrera, donde aprendimos a dominar el trineo y de esta manera entender mejor la vida tradicional Inuit. Ramón aprendió en estas tierras durante tres años de travesía para poder cruzar el Ártico, ya que los  pobladores de estas latitudes son considerados los mejores viajeros polares del mundo, han pasado a la historia gracias al papel determinante que desempeñaron en la conquista del Polo Norte realizada por Robert Peary, Mathew Henson y 4 Inuhit en 1909.

Fran y yo, trabajamos duro, y la recompensa llegó, el día 25 de marzo de 2005, después de doblar el Cabo Cleveland nos quedaba cruzar el Glaciar Mac Cormic, que se nos hizo eterno con el peligro de los osos polares merodeando por la zona, parecía que nunca llegaban, pero justo después de rodear el Cabo Kangeq vislumbramos en la falda de una montaña unas pequeñas casitas, Siorapaluk lo teníamos a la vista, este pequeño pueblo que en su lengua local significa playita lo habitaban unas 40 personas que se dedicaban a la vida tradicional Inuit.

Fran se bajo del trineo y se cruzo el Glaciar Robertson a pie que era el hielo que les separaba de Siorapaluk, mientras Ramón y yo continuamos con el trineo, los perros también vieron el pueblo y aceleraron el paso, con algún susto que otro ya que al ir más rápido los desniveles del hielo movían el trineo de arriba abajo y casi nos tiran del mismo.

Al llegar nos estaban esperando un sequito de niños esquimales que nos saludaban efusivamente, llevaban más de dos horas observándonos desde que cruzamos  el cabo y se preguntaban que hacían allí con esas pintas y para qué. Después de 40 minutos llegó Fran exhausto pero con la cara de felicidad de haber conseguido un logro increíble.

Una mujer nos ofreció su casa para descansar, por fin íbamos a tener una cama donde dormir, aunque sin ducha, eso es un privilegio en esos lares, pero cuando nos disponíamos a cocinar su carne de ballena nos dimos cuenta de que nos la habíamos dejado en la cabaña de los cazadores, así que nos toco cenar sopa de tomate, que les supo a gloria.

Después del descanso al día siguiente  fuimos a la escuela, para hacerle entrega a la maestra del ejemplar del Quijote que llevábamos y de la carta puebla de Ciudad Real, la maestra quedo impresionada con el proyecto de nuestra aventura y nos invitó a comer un estofado de caribú y a darnos una ducha, por fin. Aquí fue el momento de brindar con la botella de vino manchego que conseguimos en Thule y a través del teléfono satélite transmitimos nuestro éxito a los familiares y amigos de la SAGCR, Don Quijote cabalgaba con Rocinante en la inmensidad blanca.

 

Hermanamos esta ciudad con Ciudad Real, haciendo así algo histórico además realizamos la primera lectura del Quijote en tierras Árticas.

Cuando pensábamos que todo estaba hecho, en el retorno hacia Thule nos encontramos con una tormenta de nieve que nos hizo desviarse muchos kilómetros del recorrido hacia mar abierto con el peligro de caernos con todo el trineo, pero gracia al GPS conseguimos encontrar el rumbo correcto y llegar de nuevo a la cabaña de los cazadores, donde realizamos una nueva observación astronómica y una conexión en directo con la cadena SER donde nuestro primer Miembro de Honor de la SAGCR, el científico y divulgador Manuel Toharia nos habló en directo, una conexión emocionante con los confines de la Tierra.

Una vez ya en Thule, y esperando el avión de vuelta, este fue cancelado por el mal tiempo, y este contratiempo nos supo a gloria ya que no teníamos hotel y gracias a la cancelación la compañía aérea nos tuvo que poner uno tanto en Thule como en Ilulissat, disfrutando en ambos pueblos de sus glaciares y icebergs.

Ya solo nos quedaba cumplir la otra parte del reto, viajar al Polo Sur.