Sanchocan 1

Todas las grandes historias tienen un principio… hoy os voy a contar como la ilusión y la curiosidad de varios corredores hizo que esta historia fuera posible…

Todo comenzó en el año 2015, yo andaba enredado corriendo todas las pruebas que podía tanto de montaña del ‘trail series’ como de asfalto del ‘circuito de carreras populares’, y en casa tenía una preciosa perrita de año y medio rebosante de energía que solo pensaba en salir al campo a todas horas y correr sin fin detrás de cualquier cosa que se cruzara, entonces pensé: si a mi perra y a mí nos encanta correr por el campo ¿por qué no hacerlo juntos?…

La primera opción fue correr con la correa en la mano pero… ERROR, para correr bien necesito las dos manos libres. La segunda opción fue con una correa de adiestramiento que es larga y tiene varias opciones de agarre, una de ellas es ponértela en bandolera, segundo ERROR, cuando corría la perra y tensaba la correa a mi me tiraba del cuello… tras dos errores me fui al ordenador y empecé a buscar opciones y… primer ACIERTO, descubrí que había un cinturón al que se le enganchaba la correa y te permitía llevar las manos libres para que el perro corriera a sus anchas y si tiraba de mí, no solo no me hacía daño, sino que además me ayudaba a correr más rápido!!! Aquí fue donde comenzó la historia de amor entre mi pasión por el running y mi perra. Todo iba genial, al fin podíamos correr juntos con plena libertad de movimiento así que quería llevar a mi perra siempre a correr conmigo y buscando de nuevo por internet, segundo ACIERTO, descubrí que había más gente como yo y que practicaban un deporte llamado CANICROSS, así que sin dudarlo ni un momento me apunté a una carrera que se celebraba en Membrilla. Era una carrera popular y benéfica donde había un montón de gente (igual de despistada que yo) corriendo con sus perros y cada uno con una solución “técnica” y a cada cual mas desastrosa, correas en la mano, arneses de paseo, etc. Ahí conocí a Pedro, otro corredor con las mismas inquietudes que yo. Ese día lo pase genial y me encantó ver que había más gente compartiendo mis aficiones, inquietudes y dudas.

A partir de ahí empecé a buscar carreras de canicross y tercer ACIERTO, un tal Raúl no solo organizaba un canicross, organizaba un pequeño campeonato por 5 pueblos de nuestra provincia ‘liga de canicross SanchoCan’. Obviamente me inscribí a todo el campeonato, lo que fue el cuarto y definitivo ACIERTO. La primera carrera  se celebró en un precioso pueblo, La Puebla del Príncipe y allí encontré a Raúl, padre y precursor de todo esto en nuestra provincia, Pedro, ese chico que conocí en mi primera carrera y a otro puñado de “locos” corriendo con sus perros. Como no podía ser de otra manera, a raíz de este momento empezamos a ser un grupo de amigos apasionados del canicross, con unas ganas feroces de aprenderlo todo de este deporte y poder mostrarlo a todos los que aún no lo conocían. Tras pasar por La Puebla del Príncipe, Almagro, Alcázar de San Juan, Valdepeñas y Socuéllamos, y viendo el éxito que había conseguido Raúl con muchísimo esfuerzo y casi sin ayuda, tanto a Pedro como a mí (seguro que a alguno mas pero no lo dijo…) se nos encendió la bombilla y pensamos que si LA UNIÓN HACE LA FUERZA, ¿por qué no nos unimos todos los corredores de la provincia en un club? Y así fue, nada más terminar la última carrera, nos pusimos manos a la obra para crear el primer club de canicross de la provincia. Y allí estábamos Pedro, Rubén, Damián y yo escuchando atentamente los consejos de Raúl para sacar a delante este maravilloso proyecto. Nos dejaba una gran herencia y no lo íbamos a decepcionar.

Verano del 2016. Aprovechando que el canicross es un deporte de invierno dedicamos todo el verano a crear el club y plantear un campeonato provincial durante toda la temporada 2016/17. Nuestra sorpresa y alegría fue que para septiembre ya teníamos apoyo pleno de la Diputación de Ciudad Real, chaquetas y equipación oficial para las competiciones, más de 20 patrocinadores y colaboradores, el apoyo de 7 ayuntamientos y 7 protectoras de animales para hacer las 7 carreras puntuables que formarían la nueva liga provincial de canicross  y lo más importante de todo, mas de 20 socios inscritos al club.

Hoy por hoy, ya podemos estar orgullosos de ver como hemos crecido en tan poco tiempo. Todos los corredores tenemos material profesional, ya quedó atrás correr con una correa en la mano y con arnés de paseo. Mucha gente viene a correr las carreras que organiza el club, la liga provincial está siendo todo un éxito y algunos de los corredores del club están compitiendo en otras ligas y competiciones nacionales. Hemos conseguido gracias a nuestra categoría popular, mostrar e iniciar a mucha gente en este deporte. De hecho, vamos a terminar la temporada con unos 10 o 12 socios más de cara al año que viene… Nuestro objetivo es seguir creciendo y hacer nuestro campeonato provincial un evento visible, con gran repercusión y para el año que viene estar al  mismo nivel del ‘trail series’ o el ‘circuito de carreras populares’, además de seguir disfrutando de lo más importante de este deporte: NUESTROS COMPAÑEROS DE 4 PATAS.

Para terminar, primero dar las gracias al precursor del club canicross SanchoCan, Raúl García al que tenemos mucho que agradecer y segundo, presentaros a algunos de los CORREDORES DE 6 PATAS de este nuestro joven pero gran club de canicross.