«Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie» . El Gatopardo

Esta es una de mis frases favoritas y parece que refleja fielmente lo que he intentado la «Carrera Nocturna Villa de Piedrabuena» y el Circuito de Carreras Populares.Desde que llegas ya ves que algo ha cambiado, no se aparca donde habitualmente lo hacíamos, los dorsales se recogían en el pabellón, no veíamos los arcos de salida y de meta en su lugar habitual…En definitiva, para la gran mayoría de nosotros era una sensación rara: sabíamos lo que nos esperaba pero el comienzo no era el de siempre.

Todos los corrillos de corredores previos a la carrera eran idénticos: ¿Han cambiado el recorrido?, ¿lo conocéis?, ¿de dónde se sale?. En lo que coincidíamos todos era en que por muchos cambios que hubiera pensado la organización, las cuestas estarían presentes en nuestra carrera.

Dieron el pistoletazo de salida y la primera sombra de todos estos cambios: calle muy estrecha y con bolardos laterales que provocó momentos de nerviosismos entre tanto corredor. En cuanto al recorrido, había opiniones para todos los gustos: » A mi me gustaba más el anterior», «el de este año es más duro», «las bajadas eras menos pronunciadas que antes», etc…A nosotros particularmente nos gustó el recorrido, sigue habiendo cuestas, ya no está la gran bajada pero hay bajadas más tendidas y más largas. Pero lo que nos gustó mucho es que no sabíamos por donde nos iban a llevar. En los años anteriores nos sabíamos a ciegas cada curva del recorrido. Para nosotros esta es una de las luces de los cambios. Otras carreras deben tomar nota y arriesgar en este aspecto.

Lo que nunca cambiará en esta carrera es la implicación de todo el pueblo. Es emocionante pasar por sitios oscuros y ver a gente con antorchas durante una hora alumbrando el paso de los corredores, o pasar a la plaza de toros y que salga tu vena rockera, o la ayuda indispensable de esos vecinos con manguera que te refrescan desde la cabeza a los pies. Piedrabuena nunca falla en su carrera y este año no iba a ser una excepción.

El postcarrera se hizo en la plaza de la nueva meta, sitio más bonito que el anterior pero algo más incómodo para los corredores ya que teníamos que desplazarnos a las duchas y volver a la meta para disfrutar de los premios y de compañía del resto de atletas. Esto provocó que muchos se perdieran por el camino y decidieran regresar a su puntos de origen.

Por cierto, un par de grados más en las duchas de chicos no sería malo…Alguna tiritona vimos en los «vestuarios».

«Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie». Tal vez no necesitamos que todo cambie, pero organizadores valientes como El Club de Atletismo de Piedrabuena «A ver quien tira», son necesarios para darnos alicientes en carreras tan tradicionales y emblemáticas como «la nocturna».

#corroporquemedalagana