Varios de nuestros Runners926 estuvieron presentes en la edición 2017 de Alcolea Trail. 1º Edición de esta carrera Trail celebrada en la localidad de Alcolea de Calatrava bajo esta dirección y organización.

En primer lugar hay que felicitar a la organización por varias cosas, como por ejemplo, la promoción y organización pre-carrera, el seguimiento en redes sociales, la entrega de dorsales escalonada, la charla previa sobre “ultra trail”, en definitiva, esas cositas que apetece que los organizadores de las carreras nos ofrezcan a los corredores.

Humildemente, he de decir, que el que os escribe es buen conocedor de la sierra de Alcolea y la impresión en la elección del recorrido es fantástica. Se ha hecho justicia enseñando varias cosas de lo mejorcito que nos puede dar la localidad, eso si, creo que se han dejado algún As en la manga para otras ediciones.

LA CARRERA

Salida a las 9:30 en la plaza del pueblo. Llegamos un rato antes y todo está montado, arcos de salida, vallas, alfombra, reloj-crono preparado, mesas de organización, entrega de dorsales de última hora, ambulancia, stands de patrocinadores, publicidad e incluso música y animación.

Después de una pequeña charla técnica tomamos la salida y empezamos la carrera por las calles del pueblo dirección a la ermita de la Santa Cruz. Desde ahí tomamos una pequeña bajada hasta la laguna de Alcolea donde seguimos por un camino con tierra volcánica que además de pegarse a los pies, nos confirma que estamos encima de la zona volcánica del campo de Calatrava.

Después de unas subidas y bajadas llegamos a un sendero en bajada y muy divertido que nos lleva a la zona del Arroyo del Bullaque (km9 aprox) donde tomamos un cortafuegos hacia arriba y con pendientes de más del 15% en su parte final. Toca andar un ratito e intentar que no se sobrecarguen las piernas.

Transcurridos unos 700m de subida constante llegamos al primer avituallamiento (2 a lo largo de la carrera km10 y km 20). Fruta, barritas, sandwiches, frutos secos, pepsi, agua y por supuesto azucar en forma de gominolas. Esto último es lo único que me da tiempo a probar, mi compi de carrera no quiere parar mucho, y como vamos bien, seguimos.

Bajamos dirección oeste por una pista que nos lleva a un sendero. Tengo que decir, que aunque soy buen conocedor de la zona, este sendero no lo conocía.

Nos lleva a un cortafuegos que, aunque esta separado por la carretera, podemos tomarlo como el inicio de la subida a las “antenas de Alcolea”. Muchas veces he subido a ese sitio, pero sinceramente, nunca en ese sentido. Hicimos de subida lo que yo normalmente suelo hacer de bajada, y aunque creo que es más duro por el otro lado, no estuvo mal……(NOTA: Me gusta más hacer ese sendero de bajada….jejeje).

Después de las Antenas, bajamos por pistas, cortafuegos y senderos hasta cruzar una vez más la carretera y volver por una pista a la zona anterior. Esta zona es muy bonita ya que se embosca y en esta época del año esta muy verde.

Rodeamos una finca de monte bajo a la izquierda y olivos a la derecha que nos lleva al “Quinto de Enmedio”, sitio muy visitado por los alcoleanos y lugar de celebración de San Isidro, alla por mayo. Allí nos espera el 2º avituallamiento (si, estamos ya en el km 20). En este paramos un poco más, algún trozo de plátano, naranja y después de cargar los bidones de agua, gominolas al bolsillo y “palante”.

Nos vamos a la izquierda del “Quinto de Enmedio” y tras una subida leve, hacemos una bajada que nos lleva a otra de las grandes subidas de la mañana. He pasado por ahí varias veces, pero no lo recordaba tan empinado…(quizá ya iba con la reserva..jejeje). Esta subida desemboca en una bajada (por supuesto), que nos deja en  la puerta de la finca de Valtravieso.

Valtravieso es otra zona que he pateado bastante y que en muchas ocasiones esta llena de ganado (vacuno) del que por cierto, no soy muy amigo, pero en esta ocasión no estaban por allí. Lo que si me enteré luego es que “alguien” se había dedicado a quitar las balizas que la organización tenia colocadas por la zona. Esto provoco alguna equivocación en los que iban delante, pero la organización supo solventarlo de manera rápida y efectiva. Según mi forma de ver las cosas, los propietarios de fincas por donde pasan caminos públicos o rutas de interés turístico, deberían hacerse a la idea de cumplir y no hacer algunas cosas como cerrar vallas o quitar balizas… Ya digo que es mi opinión personal.

Una ligera subida y lo siguiente fue la bajada hasta llegar al pueblo. Esta zona, a mi personalmente se me hizo larga. Ya venía corto de fuerzas e incluso por momentos un poco con mal cuerpo. Tiré de las gominolas que me había guardado en el bolsillo y fueron mano de santo para llegar hasta el final.

Con los músculos “a punto de caramelo”, llegamos y completamos la carrera en 3h y 16 minutos. No está mal para no haber entrenado casi.

Una vez acabada nuestra carrera y la de 15kms, se hizo la entrega de premios a los ganadores y posteriormente de cocido para todos. La gente del pueblo se volcó con la prueba y entre todos compartimos una postcarrera muy amena.