Un año más y gracias a la inestimable colaboración de la Asociación +Mundo (Organizadores de la prueba), hemos estado en Alcolea Trail. Una carrera bonita, cerca de la capital y muy recomendable para todos los que nos gusta el trail, no obstante es zona de entrenamiento de mucho trailero.

El evento tuvo varias pruebas, Trail Largo (30km), Trail Iniciación (10km), Senderismo, Carreras mini y la que nosotros tuvimos el gusto de disfrutar, el Trail Corto (22km).

Eran las 9:30 horas cuando llegábamos a la Plaza de España de Alcolea de Calatrava, justo 15 minutos antes del comienzo de la prueba larga, que tenía la salida a las 9:45h.

Ya se respiraba ambiente trail y eran muchas las caras conocidas de distintos puntos de la provincia, las que podíamos ver y saludar. Una de las cosas que más molan de estas carreras es el compañerismo y volver a ver a todos los “locos del trail” que no faltamos a ninguna carrera.

Llegaba nuestro turno a las 10:30h, y puntuales partíamos dirección a la zona sur del pueblo para salir por un camino que nos llevaría pronto a la primera subida dentro de la finca “Valtravieso”. Esta primera subida fue poco a poco y no vino mal para ir calentando motores en previsión de lo que vendría después.

Tras de coronar y bajar por un camino, salimos de la finca y encontramos el primer avituallamiento (km 6,5). En este, paro poco, lo justo para tomar un vaso de isotónico y un trozo de naranja, no necesito más a estas alturas ya que voy bien provisto de agua en la mochila.

Nada más salir del avituallamiento empieza la subida a un cortafuegos, no muy largo pero que va picando para arriba, continua con una bajada parecida que nos llevará a un camino muy bonito, emboscado y que acaba en lo que los Alcoleanos llaman “El boquerón”.

Cruzamos la carretera y afrontamos una pequeña subida por un cortafuegos, cruzamos otra vez la carretera y entramos en un sendero que nos llevará a una subida dura dirección a las “famosas” antenas de Alcolea.

Subida que pone a todo el mundo a caminar en fila india y se empiezan a ver gestos de fatiga en el personal. Nos ha hecho un día muy bueno y algunos hasta comentan que tienen calor.

Subimos a lo más alto y llegamos a las antenas para comenzar uno de mis senderos favoritos (y de mucha gente, hay hasta un segmento en Strava). Suelto piernas y me dejo caer como si no hubiera un mañana, adelanto a unos cuantos y llego al final del sendero donde cruzamos otra vez la carretera para volver a la zona anterior.

Iniciamos una zona muy bonita de subidas y bajadas de todo tipo y que intercambian cortafuegos con distintas pistas forestales rodeadas por mucha vegetación e incluso con el suelo cubierto de una “alfombra” verde de hierba y musgo. Esta zona parece que fue creada para disfrutar del trail running.

En el km16 llegamos al segundo avituallamiento y en este repito la misma operación que en el anterior, isotónico y naranja…cuando estoy a punto de marcharme, veo unos sandwiches de nocilla y pienso, ahora o nunca….Pillo un sandwich y sigo el camino.

Después de esta zona tan bonita bajamos un cortafuegos que nos lleva al “Camino de Bullaque” y giramos a la derecha. Veo que la gente sube por la pista forestal, pero después de ver el track el día anterior, tenía la impresión de que subiríamos por el sendero que va paralelo. Lo comento con la gente y 20 metros después y ante la ausencia de balizas, tomo la decisión de cruzarme al sendero por un hueco que se veía y efectivamente, ahí están las balizas. Los chicos y chicas de Quinto Aliento me siguen y ya retomamos el circuito para atacar la última subida y casi acabar la carrera.

Una vez finalizada la subida, solo quedaba bajar un cortafuegos y entrar a Alcolea por la carretera de Los Pozuelos e ir dirección a la Plaza para entrar en meta con la satisfacción del trabajo bien hecho y haber DISFRUTADO (en mayusculas) de una mañana de Trail Running del bueno.