Experiencia Runin926 en el Trail Batalla de Alarcos

Crónica de una carrera bonita y cerquita de casa….

Habiamos oido hablar del TBA (Trail Batalla de Alarcos) durante estos últimos años, pero esta ha sido la primera vez que hemos probado su precioso recorrido.

En primer lugar, dar las gracias a toda la organización en general del TBA, al Trail Series y a Iván Palero en particular, por invitarnos a disfrutar de su carrera.

Un acierto poner esta carrera en estas fechas, ya que si el recorrido es bonito de por sí, la climatología del día de la carrera lo hizo inmejorable. Esta zona manchega tiene unas semanas muy «verdes» antes de que llegue el secarral, parece que corres por otras latitudes más al norte.

La organización nos tenía preparada la primera sorpresa nada más empezar, subida para calentar bien las piernas alrededor de la laguna de Peñarrolla. Caminos que dejan ver su procedencia volcánica, cambian de los rojos oscuros/marrones a los negros ceniza.

El volcan y maar de Peñarrolla es el primer escenario que visitan nuestros pies. Es una zona preciosa y muy corrible. Bajamos y giramos alrededor del mismo para llegar a una trialera de bajada.

Después de esta trialera, con algún momento un poquito más técnico, pero bastante sencilla y otra vez muy bonita, llegamos al denominado Puente de las Obejas, puente que no usamos pero que en su época servía para contar las obejas en las rutas de trashumancia. Cruza el Guadiana.

Seguimos durante un rato paralelos al rio, despues giramos a la izquierda para retomar el camino de vuelta a la zona del volcan de Peñarrolla. Rodeamos toda la zona y llegamos al punto de salida, cerca del kilometro 18 avituallamiento sólido y líquido con todo lo necesario para los corredores.

Cruzamos la carretera que une Alcolea de Calatrava con Corral de Calatrava y nos encaminamos hacia la Laguna de la Posadilla. Pasamos cerca de la finca y después también cerca de la laguna. El vallado perimetral no deja bajar, por lo que pasamos de largo.

Seguimos un camino que nos llevará al antiguo puente del Guadiana, muy cerca de la carretera N-420 o carretera de Piedrabuena (le llamamos algunos). Cruzamos el puente y nos dirigimos al lugar que da nombre a la carrera, Alarcos.

Subimos por una senda lateral (esta como ruta del quijote – de esas rutas senderistas que hay por la zona). Todo cuesta arriba, durilla y no muy larga, hasta llegar a la zona de los parkings y la entrada a la hermita. Más o menos en esa zona se gira a la derecha para encarar la última parte de vuelta a Poblete.

En el km 23-24 un coche de apoyo nos dio agua y naranjas para poder mitigar el calor que hizo ese día.

El recorrido permite correr en un 90% de sus tramos, lo que hace que sea divertido y para quién pueda: RÁPIDO!!!

La bajada de Alarcos fue más técnica, para los no acostumbrados se puede sufrir un poco, pero casi todo el mundo disfrutó.

Después de acabar la carrera pudimos darnos una reconfortante ducha de agua caliente, unas cervezas frías, unas migas riquísimas, unos voluntarios diligentes y amables….con todo esto quiero decir que un 10 para la organización.

Para que un corredor de asfalto como yo disfrutara y se quedara con ganas de más, dice mucho de la carrera del recorrido.