Saludos cordiales a todos los lectores de RUNIN926. Mi nombre es Inmaculada Moreno, instructora de yoga desde el año 2005. En este artículo intentaré exponer qué beneficios puede aportar la práctica del yoga a los practicantes del running y cómo combinar ambas disciplinas.

Primero que nada conviene romper el mito de que el yoga y el deporte son incompatibles. Nada más lejos de la realidad.Quizá sea la práctica del yoga de las que mejor complementen al resto de los deportes, por el conocimiento detallado que nos da de nuestro cuerpo, el cual es trabajado en su totalidad a través de la metodología propia del yoga. Deportes como el running no dejan de utilizar de modo repetido los mismos grupos musculares y articulaciones, sometidos a constante esfuerzo, lo cual puede dar lugar en el tiempo a lesiones propias del acto de la repetición, como puede ser la famosa “rodilla del corredor”, síndrome de la cintilla iliotibial.

Veamos, pues, cómo nos puede ayudar la práctica del yoga y cómo integrar ambas disciplinas.


BENEFICIOS FÍSICOS

1.-FLEXIBILIDAD

La práctica regular del yoga nos ayudará, en primer lugar, a liberar la tensión y el stress causado en músculos y articulaciones a causa de la carrera, a través de las distintas posturas o asanas que elaboramos en las clases, donde de modo paulatino y armonioso trabajamos todas las articulaciones y grupos musculares. De modo muy especial se trabajan tanto la musculatura del psoas como la de los cuádriceps, otorgándoles flexibilidad, lo cual es muy importante para evitar lesiones muy propias de los corredores. Pero no sólo estas zonas concretas del cuerpo, todo el cuerpo en general se beneficia del estiramiento a través de las distintas posturas o asanas, lo cual es ampliamente positivo en una actividad como el running donde, de un modo u otro, todos los músculos del cuerpo se hayan comprometidos a gran esfuerzo y tensión.

2-ESTABILIDAD

Agregamos a esto el trabajo que realizamos en nuestra área central o abdomen donde se ubica nuestro centro de equilibrio, ganando en estabilidad y eficiencia en la práctica del running con diversas posturas trabajadas de pie y otras dirigidas a reforzar de manera específica el propio abdomen.

3-FORTALEZA

La obtendremos de las distintas posturas de fuerza propias del yoga, dándonos el agregado beneficio del reforzamiento del tren superior del cuerpo, tan importante en la carrera, así como la de las piernas y la musculatura del pie gracias al trabajo con pie desnudo que se realiza durante toda la sesión de yoga, mejorando nuestros apoyos y haciéndonos conscientes del correcto plantar.

4-DRENAJE

Con posturas de inversión, entre otras, ayudaremos a combatir la fatiga y sobrecarga de nuestras piernas, favoreciendo el riego sanguíneo, el drenaje linfático y ayudando a la eliminación de toxinas acumuladas.

5-RESPIRACIÓN

El acto de la respiración todos sabemos que adquiere especial importancia en la práctica del deporte.En el campo del running no hay que pasar por alto el gran aporte que hará el yoga en el corredor al aprender a controlar la respiración a través de distintas técnicas respiratorias que practicamos en las clases (pranayamas), las cuales nos ayudan a tomar consciencia plena de nuestra respiración.Sabemos que la respiración correcta se traduce, a su vez, en oxigenación correcta de cada célula de nuestro cuerpo, otorgándole vitalidad, nutriéndolo, favoreciendo nuestro sistema inmune y respiratorio, aumentando nuestra capacidad pulmonar y ayudándonos en la mejora del rendimiento físico y en la prevención misma de lesiones sin contar la disminución del ácido láctico responsable de las conocidas agujetas.De este modo, aunados control de la respiración con la capacidad aeróbica propia del corredor, ganarán resistencia en la práctica e incluso incidir de modo positivo en la  disminución del llamado “flato del corredor”.


BENEFICIOS PSICO-EMOCIONALES

Por otro lado y más allá del aporte físico que puede hacer el yoga, existe un trabajo de interioridad y a nivel mental que nos puede ser de gran ayuda mejorando nuestra concentración, conciencia corporal, calma mental y reduciendo el estrés y que, de paso, nos ayudará a no caer en lo rutinario de la propia práctica del running, pudiendo experimentar la carrera como un acto de meditación activa donde estamos conectados de modo permanente con todo nuestro cuerpo y nuestro ser. El yoga también nos enseñará a parar, a hacer un alto en el camino para poder observarnos y observar la vida desde la parada y el sosiego, sin frenetismo alguno tan propios de nuestros tiempos, sin exigencias excesivas que nos desbordan, con nuestra mente clara y atenta, haciéndonos conscientes también de nuestros límites.Saber hasta donde podemos llegar, pero, de igual manera, cuando parar.

Personalmente puedo decir que en mis clases reúno alumnos que vienen de distintas disciplinas, entre ellas el running, y donde observo la perfecta complementariedad entre una práctica y la otra. Animo a corredores a experimentar en el campo del yoga como auténtico complemento, los beneficios son todos.La práctica de ambos nos hace más conscientes de nuestro cuerpo, nuestras capacidades y potencial, desarrollándolos adecuadamente y sin dañarnos en el tiempo.Es la conjugación perfecta entre dos disciplinas en apariencia antagónicas, pero que se complementan a la perfección.

Artículo de Inmaculada Moreno, Instructora de Yoga